Trata de Personas

Introducción

Aunque el tema de la trata de personas (también conocido como tráfico humano o el tráfico de personas) ha ganado popularidad durante la última década, sigue habiendo mucha confusión con relación a lo que califica como trata de personas. La trata de seres humanos se remonta a la esclavitud en tiempos antiguos, que servía como un método de estratificación social muy similar al sistema de clases de la actualidad (White, White y Korgen, 2014). Uno de los registros más tempranos de la esclavitud se remonta al 1760 antes de nuestra era común, específicamente en el Código de Hammurabi. En la actualidad, la esclavitud tradicional centrada en la “propiedad”, definida como la tenencia legal de un ser humano, es ilegal en todos los países, aunque sigue siendo una industria rentable y creciente (Bales, 2004). Se estima que alrededor de 45,8 millones de personas en el mundo están atrapadas en algún tipo de esclavitud moderna en la actualidad (Gladstone, 2016; Índice de Esclavitud Global, 2016). De acuerdo con el Índice de Esclavitud Global del 2016, algún tipo de esclavitud moderna existe dentro de los 167 países estudiados. En los Estados Unidos, Florida está identificada como una de los principales tres estados, junta con el estado de Nueva York y California, que recibe la mayor cantidad de mujeres y niños víctimas de trata todos los años (Proyecto de Protección, 2002).

Tipos de esclavitud moderna

•          Trata sexual

•          Matrimonio obligado/forzado

•          Servidumbre doméstica

•          Trabajo sin pago o con salario injusto•   Servidumbre por deudas

•          Trabajo infantil

De acuerdo con el Centro para el Avance en los Derechos Humanos (2003), los casos de trata de personas en Florida representan tres de los principales tipos de explotación a los que se hace referencia en la ley de Protección de Víctimas de Trata, incluyendo trata sexual, trabajo forzado y servidumbre doméstica. Muchos de los mercados laborales tradicionales en Florida, como restaurantes, hoteles, la industria de la agricultura, fábricas y trabajos de limpieza doméstica o comercial, se benefician de la trata.

Florida también tiene una larga historia de trabajo forzado en agricultura, que se remonta a los tiempos de la esclavitud. Hasta los años 1960, los/as afroamericanos/as solían ser engañados para adquirir deudas que los forzaban a ser esclavos o sirvientes, una práctica también conocida como peonaje. Legalmente, el peonaje fue ilegalizado por el Congreso en 1867, pero no fue erradicado en ese momento. El modelo de tiendas de raya evolucionó lentamente a un modelo de sistema de coyotes o transportes, por medio del cual un individuo adquiere una deuda con un traficante. De acuerdo con el Centro de Avances en los Derechos Humanos, ni siquiera los/as trabajadores/as con visas de trabajo legales están a salvo de la trata de personas y pueden, de hecho, ser vulnerables a estas prácticas.

 

Trata sexual

Aunque hay diversas razones por las que los seres humanos pueden ser víctimas de trata, las categorías no son excluyentes. Alguien que pueda haber sido forzado o coaccionado para realizar un trabajo podría encontrarse en una posición de ser forzado o coaccionado para la realización de actos sexuales (lo que también se conoce como sexo de supervivencia). La trata sexual es un delito en el que mujeres, hombres y/o niños son coaccionados o forzados para realizar actos sexuales comerciales. En Estados Unidos, una persona menor de 18 años que participe en actos sexuales comerciales de cualquier tipo se considera víctima de trata sexual.

De acuerdo con End Slavery Now, Estados Unidos es un país tanto de tránsito como de destino para la trata sexual. Los individuos víctimas de trata pueden ser llevados a burdeles, servicios de acompañamiento, salones de masajes, clubes nudistas y/u hoteles. Pueden verse forzados a ejercer la prostitución en las calles, en campos cerca de trabajadores migrantes o en remolques cercanos a fábricas. Pueden verse forzados también a participar en actos pornográficos o bailes exóticos. En el 2013, los principales países de origen representados dentro de los Estados Unidos eran México, Filipinas, Tailandia, Honduras, Guatemala, India y El Salvador.

Trabajo sexual y trata sexual

La trata de seres humanos puede ocurrir tanto internacional como domésticamente. Las situaciones pueden variar de forma drástica, pero las poblaciones vulnerables son las que tienden a estar en la mira de los/as perpetradores/as. En un entorno doméstico, esto puede incluir a individuos de la comunidad LGBTQ+, jóvenes prófugos o sin hogar, además de víctimas de otros tipos de violencia, como agresión sexual, violencia doméstica o aislamiento social. Los mismos principios aplican internacionalmente y además pueden incluir a víctimas de guerra.

Un área de debate con relación a la trata ha sido la prostitución o el trabajo sexual, que puede ser percibido por muchas personas como una actividad realizada por elección y por la que se recibe una remuneración. Como se afirmó previamente, bajo las leyes de los Estados Unidos, cualquier persona menor a 18 años que esté participando en actos sexuales comerciales es considerada víctima de trata de personas. De acuerdo con el Centro de Recursos Nacional para la Trata de Personas, la edad promedio en la que una niña entra en un círculo de trata sexual/prostitución es entre 12 y 14 años. Esto quiere decir que la mayoría de las mujeres adultas que participan en actos de prostitución comenzaron estas actividades como menores y coinciden legalmente con la definición de una persona víctima de trata. Otro hecho importante es que el 95% de las mujeres prostituidas reportan que quieren dejar de realizar estas actividades, pero no pueden hacerlo por circunstancias como no tener otras habilidades laborales, necesitan los ingresos para pagar su alimentación y vivienda y/o de su familia y porque están bajo el control de un proxeneta (Farley, 2004). Muchas ni siquiera reciben una remuneración por sus servicios, debido a que el dinero que generan es entregado directamente a sus proxenetas/tratante. La realidad oculta es que, al igual que otros supervivientes de trata de personas, estas personas son vulnerables y se consideran víctimas. Las mujeres dentro de la prostitución tienen un riesgo más elevado de ser víctimas de diversos tipos de violencia. Una forma clara de ilustrar esto es leer los comentarios que los compradores de sexo, también conocidos como “Johns”, hacen sobre las mujeres dentro de la prostitución. Las siguientes son citas recolectadas por Farley (2007) de hombres que han comprado sexo:

“La prostitución es el alquiler de un órgano durante 10 minutos”.

“Ella está renunciando a su derecho a decir que no”.

“Pagué por esto. No tienes derechos. Estás conmigo ahora”.

Otro hombre compartió que se metió en problemas por violar a una mujer y decidió que solamente violaría a mujeres prostituidas en adelante.

Casi 80% de las mujeres en la prostitución han experimentado violaciones (Hunter y Reed, 1990; Farley, 2004) y 60-95% de las mujeres en prostitución fueron agredidas sexualmente cuando eran niñas (Farley, 2004). La mayoría de estas niñas fueron victimizadas antes de entrar en el círculo del comercio sexual. De acuerdo con Farley, de 218 “Johns” que fueron advertidos de que las mujeres que estaban viendo en línea eran menores, el 42% siguió queriendo a una niña menor de edad.

Esto dicho, también reconocemos que no todo el trabajo sexual es trata de personas. Respetamos y honramos los derechos de las personas a la autonomía física y apoyamos entornos seguros, consensuales y libres de violencia para quienes trabajan en las industrias del sexo.

Victimización sexual

Las siguientes son formas en las que los/as sobrevivientes de trata de personas pueden ser victimizados/as sexualmente:

•          Los/as traficantes pueden utilizar la amenaza de agresión sexual o la agresión sexual real de la víctima y/o sus familiares como una forma de abusar y controlar (Comisión Interamericana de Mujeres y Programa de Mujeres, Salud y Desarrollo, 2001).

•          Cualquier momento en que un/a sobreviviente es forzado/a a realizar un acto sexual, hacer un baile erótico o es grabado/a para fines pornográficos en contra de su voluntad.

•          El uso de golpizas y violaciones como método para desensibilizar a la persona y controlarla.

Ayudar a sobrevivientes de trata sexual

Los enfoques centrados en las víctimas, con información de trauma y énfasis en el empoderamiento que los/as asesores/as suelen utilizar para prestar apoyo a los/as sobrevivientes de violencia sexual también pueden ser útiles a la hora de trabajar con sobrevivientes de trata de personas. Los/as sobrevivientes de la trata de personas también son únicos/as porque requieren una gama diferente de servicios. Suelen sufrir de malnutrición y de enfermedades de transmisión sexual. Además, los/as sobrevivientes internacionales pueden tener que navegar la compleja burocracia de las agencias de aplicación de la ley (policiales) y el sistema de migración de los Estados Unidos sin comprender el inglés. Muchas víctimas de trata han tenido que resistir a una gran cantidad de agresiones, además de otras formas de violencia. La Guía para los/as Asesores/as de Víctimas de NSVRC ofrece una lista integral de formas en que los/as asesores/as de agresión sexual pueden ayudar a los/as sobrevivientes.

El impacto de esos traumas puede tener efectos duraderos sobre la salud emocional, física y psicológica de los/as sobrevivientes. La población experimenta diferentes niveles de estrés postraumático que pueden incluir síntomas como pensamientos y/o recuerdos de eventos terribles recurrentes, sentir que los eventos están sucediendo de nuevo, pesadillas repetitivas, disociación, incapacidad de sentir ciertas emociones, reacciones exageradas (personas que se sienten nerviosas o se asustan con facilidad), dificultad para concentrarse, perturbaciones del sueño, irritabilidad, insuficiencia en la memoria y/o alta reactividad emocional. Las opciones de tratamiento terapéutico basadas en la evidencia para el síndrome de estrés postraumático incluyen terapia cognitiva, terapia cognitiva y del comportamiento, terapia de exposición, desensibilización y reprocesamiento de los movimientos oculares y entrenamiento de inoculación del estrés. Sin embargo, la mayoría de estas terapias no fueron diseñadas para trabajar con estas poblaciones diversas y podrían no ser adecuadas culturalmente (Williamson, Dutch y Clawson, 2008). Algunas podrían no ser apropiadas con base a la sintomatología. Por ejemplo, la terapia de desensibilización y reprocesamiento de los movimientos oculares puede no ser apropiada para un/a sobreviviente que esté experimentando una disociación. Se ha encontrado que la incorporación de enfoques alternativos u holísticos a la salud mental, que combinan el bienestar mental y físico, es muy efectiva. Tales terapias pueden incluir movimiento (baile, yoga), arte, jardinería y cocina. Wilson (2003) también sugiere que la estabilización es clave para comenzar el trabajo de sanación que los/as sobrevivientes de trata de personas tienen por delante.

Hay esperanzas y ayuda disponible

“Puedes tener la esperanza de una vida nueva, mañana será un nuevo día y todo puede cambiar en un parpadeo”. – Sandy Storm.

Sandy Storm es una sobreviviente que fue víctima de trata durante casi 20 años y escribió su historia en un libro titulado Hello Navi.

Si usted o alguien que conoce es víctima de trata de personas y quisiera ayuda, por favor visite nuestra sección de Recibir Ayuda en el sitio web para encontrar el programa de agresión sexual más cercano en su área. O llame al 1-888-956-RAPE para conectarse con su programa de agresión sexual local.

Otros recursos

Bales, K. (2004). New Slavery: A Reference Handbook. ABC-CLIO. p. 4. ISBN 978-1-85109-815-6.

Centro para los Avances en los Derechos Humanos. (2003). Florida responde a la trata de personas. Extraído de
http://www.cahr.fsu.edu/sub_category/thereport.pdf

Farley,M. (2004). La prostitución es violencia sexual. Psychiatric Times. Extraído de
http://www.psychiatrictimes.com/sexualoffenses/content/article/10168/48311.

Farley, M. (2007). “Alquilar un órgano por diez minutos:” qué nos dicen los trucos sobre la prostitución, pornografía y trata. Pornografía: conduciendo la demanda de trata sexual internacional, Los Angeles: Captive Daughters Media. Extraído de
http://www.prostitutionresearch.com/FarleyRentinganOrgan11-06.pdf    

Gladstone, R. (2016). Se estima que la esclavitud moderna atrapa a 45 millones de personas en todo el mundo. The New York Times. Extraído de
http://www.nytimes.com/2016/06/01/world/asia/global-slavery-index.html?_r=0

Índice de Esclavitud Global. (2016). Extraído de
http://www.globalslaveryindex.org/findings/